Banca Responsable Venezuela

Protección de Datos

Toma nota de buenos consejos y prácticas preventivas para la protección de tus datos e instrumentos financieros.

Protección de datos y prevención de fraude

Robo o extravío de la tarjeta de crédito o débito

Si la tarjeta se pierde o te la roban, el primer paso es llamar al banco a informar para que la bloqueen y así quien la robó no podrá usarla.

Ese número telefónico suele estar impreso sobre la tarjeta, te sugerimos programarlo en el teléfono o escribirlo en algún medio físico como una agenda para tener fácil acceso. Algunos bancos permiten realizar el bloqueo de las tarjetas, a través de los canales electrónicos.

Recuerda: Al momento de extraviar la tarjeta, lo primero que se debe hacer es pedir a la entidad bancaria que la bloqueen.

Si la tarjeta se pierde o te la roban, el primer paso es llamar al banco a informar para que la bloqueen y así quien la robó no podrá usarla.

Ese número telefónico suele estar impreso sobre la tarjeta, te sugerimos programarlo en el teléfono o escribirlo en algún medio físico como una agenda para tener fácil acceso. Algunos bancos permiten realizar el bloqueo de las tarjetas, a través de los canales electrónicos.

Recuerda: Al momento de extraviar la tarjeta, lo primero que se debe hacer es pedir a la entidad bancaria que la bloqueen.

Medidas de prevención en Internet

La banca por Internet es un medio muy conveniente para realizar operaciones bancarias, ya que no está sujeta a horarios y se puede utilizar desde la comodidad de la casa, la oficina o incluso desde el teléfono celular.

Como en todos los canales asociados al manejo de dinero, las medidas de seguridad son imprescindibles para evitar los fraudes. Los bancos tienen una serie de mecanismos de seguridad: encriptación de la información, manejo de sistemas para detección de fraude, etc. Pero igualmente el usuario debe aplicar una serie de medidas preventivas para un mayor resguardo.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Siempre realiza tus transacciones por Internet si ves el símbolo de un candado cerrado más las siglas https en la parte superior o de debajo de la página, eso quiere decir que te encuentras en una página segura. Si no es así, es mejor no hacer la transacción.
  2. Evita usar equipos públicos para hacer tus transacciones en Internet. Si es inevitable, verifica que no quedó información en el equipo (conocido como memoria caché o ficheros temporales), como por ejemplo recordar la clave, ya que podría ser usada por un tercero.
  3. No uses la misma clave de la tarjeta para compras en comercios que en la banca por Internet. Es importante mantener claves distintas.
  4. Nunca dejes descuidado un equipo con la página web del banco abierta e ingresada, aunque el sistema automáticamente se apaga después de un tiempo, ese lapso puede ser suficiente para un fraude.
  5. Cuando ingreses al sistema de banca por Internet, asegúrate que no haya alguna persona observando la información que introduces al sistema.
  6. En el momento que sospeches que alguna persona conoce tu clave, cámbiala inmediatamente. Si no estás seguro de la clave, es mejor dirigirse al banco, ya que después de tres intentos infructuosos el sistema se bloquea.
  7. Manten tus equipos con buenos sistemas de seguridad como antivirus. No bajes sistemas que no conozcas, pueden servir para tomar tu información bancaria.

La banca por Internet es un medio muy conveniente para realizar operaciones bancarias, ya que no está sujeta a horarios y se puede utilizar desde la comodidad de la casa, la oficina o incluso desde el teléfono celular.

Como en todos los canales asociados al manejo de dinero, las medidas de seguridad son imprescindibles para evitar los fraudes. Los bancos tienen una serie de mecanismos de seguridad: encriptación de la información, manejo de sistemas para detección de fraude, etc. Pero igualmente el usuario debe aplicar una serie de medidas preventivas para un mayor resguardo.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Siempre realiza tus transacciones por Internet si ves el símbolo de un candado cerrado más las siglas https en la parte superior o de debajo de la página, eso quiere decir que te encuentras en una página segura. Si no es así, es mejor no hacer la transacción.
  2. Evita usar equipos públicos para hacer tus transacciones en Internet. Si es inevitable, verifica que no quedó información en el equipo (conocido como memoria caché o ficheros temporales), como por ejemplo recordar la clave, ya que podría ser usada por un tercero.
  3. No uses la misma clave de la tarjeta para compras en comercios que en la banca por Internet. Es importante mantener claves distintas.
  4. Nunca dejes descuidado un equipo con la página web del banco abierta e ingresada, aunque el sistema automáticamente se apaga después de un tiempo, ese lapso puede ser suficiente para un fraude.
  5. Cuando ingreses al sistema de banca por Internet, asegúrate que no haya alguna persona observando la información que introduces al sistema.
  6. En el momento que sospeches que alguna persona conoce tu clave, cámbiala inmediatamente. Si no estás seguro de la clave, es mejor dirigirse al banco, ya que después de tres intentos infructuosos el sistema se bloquea.
  7. Manten tus equipos con buenos sistemas de seguridad como antivirus. No bajes sistemas que no conozcas, pueden servir para tomar tu información bancaria.

Medidas de prevención

Cajeros automáticos (ATM)

Los ATM o cajeros automáticos son mecanismos que agilizan las operaciones bancarias, pero al tratarse de equipos que manejan efectivo, aplicar medidas de prevención es de vital importancia.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Cuando se ingresa la información en el cajero no se debe permitir que nadie tenga la posibilidad de verla.
  2. No se debe aceptar la ayuda de terceros. Si no se puede hacer la transacción, oprime la tecla anular y busca otro cajero.
  3. No uses cajeros automáticos que se encuentren en lugares solos u oscuros.
  4. Ten a mano la tarjeta cuando vayas a hacer la operación. No la busques frente al cajero.
  5. No cuentes el dinero frente al cajero automático.

Puntos de venta (POS)

Los POS o puntos de venta son los equipos disponibles en los comercios que nos permiten realizar pagos a través de tarjetas de débito o crédito, sustituyendo el efectivo. Para garantizar los mayores estándares de seguridad en las transacciones que realicemos a través de este canal, es importante tener en cuenta algunas medidas de prevención.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Nunca pierdas de vista tu tarjeta, especialmente cuando se pasa por el punto de venta. Verifica que la pasen una sola vez.
  2. Verifica que la cifra que indica el POS es la misma del importe de tu compra antes de continuar con la transacción. En el caso de tarjetas de crédito, verifica en el comprobante el monto antes de firmar.
  3. Al ingresar la clave de seguridad, evita que pueda ser vista por otra persona.
  4. Cuando te devuelvan la tarjeta, verifica que sea la misma que entregaste.
  5. Guarda todos los recibos, son importantes para llevar el control de tus operaciones y necesarios en caso de reclamos al banco. Igualmente, es importante que uses tu tarjeta en comercios que te inspiren confianza.

Recuerda: Los POS facilitan las compras en los comercios, al aplicar las recomendaciones para las transacciones seguras resguardamos nuestros bienes e intereses.

Cajeros automáticos (ATM)

Los ATM o cajeros automáticos son mecanismos que agilizan las operaciones bancarias, pero al tratarse de equipos que manejan efectivo, aplicar medidas de prevención es de vital importancia.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Cuando se ingresa la información en el cajero no se debe permitir que nadie tenga la posibilidad de verla.
  2. No se debe aceptar la ayuda de terceros. Si no se puede hacer la transacción, oprime la tecla anular y busca otro cajero.
  3. No uses cajeros automáticos que se encuentren en lugares solos u oscuros.
  4. Ten a mano la tarjeta cuando vayas a hacer la operación. No la busques frente al cajero.
  5. No cuentes el dinero frente al cajero automático.

Puntos de venta (POS)

Los POS o puntos de venta son los equipos disponibles en los comercios que nos permiten realizar pagos a través de tarjetas de débito o crédito, sustituyendo el efectivo. Para garantizar los mayores estándares de seguridad en las transacciones que realicemos a través de este canal, es importante tener en cuenta algunas medidas de prevención.

Recomendaciones para transacciones seguras:

  1. Nunca pierdas de vista tu tarjeta, especialmente cuando se pasa por el punto de venta. Verifica que la pasen una sola vez.
  2. Verifica que la cifra que indica el POS es la misma del importe de tu compra antes de continuar con la transacción. En el caso de tarjetas de crédito, verifica en el comprobante el monto antes de firmar.
  3. Al ingresar la clave de seguridad, evita que pueda ser vista por otra persona.
  4. Cuando te devuelvan la tarjeta, verifica que sea la misma que entregaste.
  5. Guarda todos los recibos, son importantes para llevar el control de tus operaciones y necesarios en caso de reclamos al banco. Igualmente, es importante que uses tu tarjeta en comercios que te inspiren confianza.

Recuerda: Los POS facilitan las compras en los comercios, al aplicar las recomendaciones para las transacciones seguras resguardamos nuestros bienes e intereses.

Resguardo de claves personales

El manejo de canales electrónicos bancarios (tales como cajeros automáticos, banca telefónica, banca en Internet, etc.) y los diferentes medios de pago, como las tarjetas de débito requieren de claves personales.

Estas claves son muy importantes porque nos permiten hacer pagos y transferencias de dinero, garantizándonos los mayores estándares de seguridad en estas operaciones, por lo que perder las claves trae consigo el bloqueo de este tipo de canales y transacciones.

Recuerda: Es importante que sólo el titular de la cuenta conozca las claves asociadas a la misma.

Recomendaciones

  1. Las claves personales deben ser secretas, debe evitarse mencionarlas a otras personas, nunca escribirlas en algún lugar cercano a la tarjeta, chats u otros medios de redes sociales.
  2. La clave debe ser fácil de recordar pero complicada de adivinar.
  3. No envíes información personal de tus tarjetas incluyendo la clave a correos electrónicos, incluso si dicen ser del banco. Los bancos nunca solicitarían esa información por teléfono, correo electrónico o web. Si recibe este tipo de comunicación, no la contestes ya que es muy probable que se trate de una práctica conocida como “phishing”, que es cuando se busca información personal por la vía web.
  4. Es conveniente cambiar la clave con frecuencia, ya que con eso se evita el conocimiento de terceras personas de tu clave.
  5. No es conveniente usar claves fáciles de adivinar, como la fecha de cumpleaños. Otras claves fáciles de deducir son el número de cédula, el teléfono, secuencias de números como 1234, etc.
  6. Nunca ingreses la clave cuando alguna persona puede verla ni aceptes ayuda de terceros. No uses la misma clave en todas las tarjetas, es conveniente tener claves distintas.
  7. Cuando se hacen operaciones bancarias por Internet, es importante verificar que en la parte de abajo del navegador aparezca un candado, que indica que la web es segura.
  8. En la medida de lo posible, no ingreses a la página web del banco por medio de computadores públicos. Si tienes que hacerlo, verifica que el sistema no retenga la información suministrada.
  9. Si entras en la página web del banco, no dejes el sistema abierto cuando te retires de la máquina. Siempre cierra la sesión. Aunque el sistema se cierra automáticamente cuando no se usa, es importante cerrarlo si te retiras del equipo.

Recuerda: Utiliza claves diferentes en las distintas tarjetas, sencillas de recordar pero difíciles de adivinar.

El manejo de canales electrónicos bancarios (tales como cajeros automáticos, banca telefónica, banca en Internet, etc.) y los diferentes medios de pago, como las tarjetas de débito requieren de claves personales.

Estas claves son muy importantes porque nos permiten hacer pagos y transferencias de dinero, garantizándonos los mayores estándares de seguridad en estas operaciones, por lo que perder las claves trae consigo el bloqueo de este tipo de canales y transacciones.

Recuerda: Es importante que sólo el titular de la cuenta conozca las claves asociadas a la misma.

Recomendaciones

  1. Las claves personales deben ser secretas, debe evitarse mencionarlas a otras personas, nunca escribirlas en algún lugar cercano a la tarjeta, chats u otros medios de redes sociales.
  2. La clave debe ser fácil de recordar pero complicada de adivinar.
  3. No envíes información personal de tus tarjetas incluyendo la clave a correos electrónicos, incluso si dicen ser del banco. Los bancos nunca solicitarían esa información por teléfono, correo electrónico o web. Si recibe este tipo de comunicación, no la contestes ya que es muy probable que se trate de una práctica conocida como “phishing”, que es cuando se busca información personal por la vía web.
  4. Es conveniente cambiar la clave con frecuencia, ya que con eso se evita el conocimiento de terceras personas de tu clave.
  5. No es conveniente usar claves fáciles de adivinar, como la fecha de cumpleaños. Otras claves fáciles de deducir son el número de cédula, el teléfono, secuencias de números como 1234, etc.
  6. Nunca ingreses la clave cuando alguna persona puede verla ni aceptes ayuda de terceros. No uses la misma clave en todas las tarjetas, es conveniente tener claves distintas.
  7. Cuando se hacen operaciones bancarias por Internet, es importante verificar que en la parte de abajo del navegador aparezca un candado, que indica que la web es segura.
  8. En la medida de lo posible, no ingreses a la página web del banco por medio de computadores públicos. Si tienes que hacerlo, verifica que el sistema no retenga la información suministrada.
  9. Si entras en la página web del banco, no dejes el sistema abierto cuando te retires de la máquina. Siempre cierra la sesión. Aunque el sistema se cierra automáticamente cuando no se usa, es importante cerrarlo si te retiras del equipo.

Recuerda: Utiliza claves diferentes en las distintas tarjetas, sencillas de recordar pero difíciles de adivinar.