¿Cómo ayudan los conceptos financieros en la vida diaria?

El éxito financiero no es sinónimo de percibir altos ingresos mensuales ni de contar con una gran fortuna; tener éxito financiero se relaciona con los hábitos (la constancia de aplicarlos cotidianamente) y la conciencia de planificarnos en función de metas. Es decir, no solo se consigue cuando se conocen los términos financieros, sino cuando se aplican a la vida diaria y permiten manejar adecuadamente el dinero.

Estos conocimientos no necesariamente son adquiridos desde temprana edad; por ello, es importante interesarse en aprender para encontrar respuestas a preguntas, tales como: ¿Cuánto debo ahorrar, un porcentaje fijo de mis ingresos o un monto específico? ¿Es viable solicitar préstamos grandes sabiendo que se paga capital e intereses en cuotas fijas?

Las decisiones que se tomen deben responder a necesidades particulares y a la capacidad financiera de cada quien, no siempre la solución que funciona a unas personas es la más conveniente para otras.

También existen hábitos diarios que se pueden revaluar, porque –de manera casi imperceptible– pesan en el presupuesto; por ejemplo: ¿No sería mejor traer el café desde la casa o planificarse en grupo para hacerlo en la oficina a comprarlo en el local de la esquina? De igual forma pasa con ese antojo que se apetece con regularidad, ¿es realmente necesario? ¿Se puede prescindir de eso y cuánto ahorro representa al final del mes?

Leer más.

Compartir esta Nota